Vecinas y vecinos de Usera protestan contra el pelotazo de la Orden del Cordero. 21.03.2024

105

Vecinas y vecinos protestaron ante el pleno de la Junta Municipal de Usera el pasado Jueves 21 de marzo, en un comunicado denuncian que el ayuntamiento de Madrid regala un solar de 3.500 metros cuadrados, ubicado junto al metro de Almendrales a la Comunidad del Cordero. Este terreno calificado de uso público ha sido cedido para los próximos 75 años a la Comunidad del Cordero. Comparando el solar con otros terrenos edificables cercanos pone su valor por encima de los 8.000.000€.

El movimiento vecinal de Usera se opone a esta decisión y reclama un uso para esta parcela al servicio de la ciudadanía, porque Almendrales enfrenta notables deficiencias en infraestructura comunitaria y ha experimentado un incremento significativo en su población en los últimos años. El barrio carece de instituto público. No tiene instalaciones deportivas ni piscina, no tiene centro juvenil. Necesita también una residencia de mayores.

 

Sí dispone de varios centros de culto religioso, como por ejemplo el Centro Apostólico Cristo Viene El Rey Jesús en la misma manzana, o la Parroquia Nuestra Señora de la Fuencisla en frente del terreno donado, además de otros 6 centros religiosos en el mismo barrio. A petición de la misma Comunidad del Cordero, el ayuntamiento de Madrid abrió un concurso específicamente para entidades religiosas, con el respaldo de la junta municipal del distrito de Usera, presentándose tan solo la misma Comunidad. Desde las Asociaciones Vecinales, hasta la fecha hemos reunido 3324 firmas en contra de la cesión de este terreno en una campaña que ha movilizado a otras asociaciones, entidades, partidos y vecinos en varias convocatorias donde han participado centenares de personas. La dimensión de la Comunidad del Cordero en Madrid, tan solo un puñado de religiosos y religiosas dominicas, mendicantes y evangelizadoras, no justifica este desvío del suelo que es de todos y todas para un uso mayormente privado. Mientras que se les ha cedido el terreno porque teóricamente ofrecen una larga lista de servicios que la orden pretende realizar, la realidad es que los servicios son muy limitados y estrechamente vinculados al proselitismo. Una entidad no religiosa podría ofrecer más servicios y no necesitaría usar infraestructura comunitaria como morada permanente. Además, pensamos que existen alternativas reales más lógicas para la Comunidad del Cordero que la construcción de un nuevo monasterio en terreno público al lado de otros centros de culto.

Desde las Asociaciones Vecinales de Almendrales han convocado varias asambleas públicas frente al terreno, la última de ellas el pasado 16 de diciembre, para informar a la ciudadanía sobre esta polémica cesión, sobre el resultado de la recogida de firmas y para seguir planteando alternativas que reflejen las necesidades reales del barrio. Tras la respuesta positiva, seguiremos trabajando para que se revierta esta decisión que fue tomada sin consenso ninguno de los ciudadanos.

-SOLIDARIDAD-