InicioUncategorizedTeresa se queda

Teresa se queda

En Argumosa 11 se ha generado una grieta entre las puertas marrones y las puertas blancas. Las primeras dan paso a los pisos habitados por históricas inquilinas, trabajadores y trabajadoras que llevan décadas habitando Lavapiés y brindándole ese hálito de vecindad. Las puertas blancas son el ingreso a pisos reformados para el alquiler temporal destinado al turismo. Es parte del proceso de especulación con la vivienda tan común en Madrid por estos días. Las vecinas de las puertas marrones se conocen, comparten y conviven desde hace décadas, construyen comunidad, forman parte y dan vida al paisaje urbano. Quienes habitan las puertas blancas están de paso, apenas si saludan al atravesar el portal y desaparecerán en pocos días sin dejar más que algún beneficio económico a la propiedad. Es la historia de los barrios de Madrid.

*       *      *

Teresa tiene 72 años, vive desde hace 23 en el pequeño piso con puerta marrón de Argumosa 11 y quieren desahuciarla para poner un air bnb a pesar de que nunca dejó de pagar su alquiler.

Teresa es chilena, vive en España desde finales de los años 80 y pasó más de 20 años cuidando enfermos terminales, trabajo por el que cobra una pequeña pensión por lo que sus posibilidades de dejar el piso son muy limitadas.

Por esas razones Lavapiés se levantó ayer para frenar el desahucio de Teresa, las vecinas del barrio quieren mantener la esencia de sus habitantes, quieren vecinas no turistas.

A Teresa ni siquiera le avisaron que iban a desahuciarla, en medio del proceso de negociación tuvo que llamar para preguntar su situación y fue cuando se enteró que iban a intentar sacarla de su piso sin darle ninguna opción digna de vivienda. Pero la organización de las vecinas que resisten la inhumanidad del proceso de especulación inmobiliaria estuvo allí para acompañar a Teresa y asegurar que se cumplan sus derechos, que se le brinden opciones o se le permita quedarse.

Por ahora Teresa se queda, pero la propiedad sigue amenazando con echarla y le extendieron el plazo un mes, por lo que necesitará el apoyo de todas las que no queremos ni gente sin casas ni casas sin gente.

 

Coberturas de la misma autoría